sábado, 25 de julio de 2009

Defensa del invierno (o qué pensar cuando me cago de frío)

—Mirá, ya sé que a vos te gusta, y que este año empezó algo tarde, pero el invierno ya me tiene podrido.
Bueeno. Primero, no es el invierno lo que te jode sino el frío.
Ehh... sí, tenés razón.
Y segundo, yo nunca dije que me gustara el frío. Lo que digo es que tiene su lado bueno.
Ok. Sí, lo que siempre me dijiste es que es una escusa perfecta para encerrarse en el departamento con alguien más. Pero no creo que--
Mirá, esa es una de las cosas que te dije, sí, y es bastante buena, o me vas a decir que nunca te sirvió, ¿eh? Te dicen "hace frío, ¿vamos a otro lado?", sirve, porque te solucionan más de un problema a la vez, pero no es el--
"¿Más de un problema a la vez?", ¿como cuál?
(Pausa) ¿Me estás jodiendo? (Pausa) ¡Te estoy hablando de una mina!
Aah... uy, no había entendido. Seguí.
(Con tono burlón)"¿Qué pasa doctor, quiere que le recomiende a mi pediatra?"
(Risas) Dale, no te hagás el boludo.
Bueno... lo que decía es que es una buena razón, pero no es la única. A mí, por ejemplo me ayuda a dormir menos, así que los días son más largos.
Ok. Dos cosas: primero, a mí prácticamente me obliga a dormir más, porque en cuanto me levanto me cago de frío y me meto de nuevo en la cama tapándome hasta la frente con frazadas, y segundo, ¿desde cuándo dormir menos es algo bueno?
Mirá, lo que digo es que aprovecho mejor el día para hacer otras cosas, no estoy diciendo que sea divertido, sino que "tengo" más tiempo.
Prefiero dormir acurrucado un poco más.
Sí, bueno, yo también, a veces, pero ese es otro tema: no puedo. Me cago de frío, y no puedo dormir así.
Nadie puede, lo que pasa es que no te abrigás lo suficiente.
Uh bueno... hace poco leí la definición de "sueter": prenda que se pone el hijo cuando la madre tiene frío. Adiviná quién sos en este momento.
¡Andá a cagar! (risas) No importa cómo te lo tomes, seguro que tengo razón... pero bueno, ¿tenés algo más?
Eeemm... ¿te gusta Vivaldi?
No.
Entonces no tengo nada más.

5 comentarios:

ceci dijo...

Copadísimo. Me encanta tu blogspot. Lo único que voy a decir es lo siguiente: a mi me encanta el invierno jaja. No, en realidad no es que ame el invierno, sino que odio el verano porque no soporto el calor, pero me puedo aguantar el frío.
(Lo único que no entiendo es por qué mi viejo me putea cuando hace frío, debe pensar que tengo el monopolio del clima y hago el frío porque me gusta más, no sé)
En fin Nico, nos estamos viendo pronto (espero). Un besote!

Anónimo dijo...

Si tenés Vivaldi, poné Presto; mientras yo me hago el taxidermista con el perro a mi lado mostrando un solo ojo (el del costado mas animal de mi) embalsamando algún mosquito que pesqué en el verano.

Saludos!
El Taxidermista (tu hno.)

p/d: El choreo al casino en el sur me salió para la mierda. Tuve un problemita de salud y con mis socios.. todo mal... un quilombo. Cuando llegue te cuento y te devuelvo lo que te debo.

Chipi dijo...

odio el invierno....y el verano. Los extremos son malos...TODOS.


saludos!

Analía dijo...

ffssssss tttttssss (Onomatopeya del frío) viva el verano!!!!

Nicolás dijo...

ceci: me decís q el invierno es culpa tuya?!! jaja

anón. taxidermista: quiero ver ese mosquito!!

chipi: según el gran dr. Vaporeso "hay que hacer como el otoño, que viene antes del invierno y después del verano, y no lo anda diciendo por ahí". Creo q tiene razón, no?

ana: tmb podés probar con un silvido, aunq no sé cómo escribirlo..

gracias por los mates