jueves, 29 de julio de 2010

Un garrón

"¿Qué no te gusta?", esa preguntita que te hace para "conocerte mejor", o simplemente sacarte una queja, un lamento, algo que te iguale a ella, que te hizo esa pregunta.
Pensás en eso, tratando de maquinar una lista, más o menos aceptable para la consideración de la interlocutora y te sale en voz alta, "¿Qué me da bronca?", "Ah, no no, qué te desagrada, bronca no", y pienso, ¿no es lo mismo?, o simplemente ¿no lo podés dejar pasar como una especie de sinónimo y listo? —ahí tenés uno.
Es que no, ok, no me pongo a putear si se me cae algo de comida del plato.
No me enojo si, cuando voy a leer la contratapa antes de comprar un libro, a ver si me interesa, me encuentro sólo con críticas pelotudas y automáticas del estilo: "Con esta conmovedora historia de pasión y deseo, el genial Fulano de Tal, atrapó a una generación entera, que no volverá a ver el mundo del mismo modo. Ocho pulgares arriba". ¡No se dan cuenta que no me sirve! ¡Si me dejara llevar por eso sólo leería Crepúsculo y Dan Brown!
Tampoco con las traducciones cagadoras de los títulos de películas: "Triple traición", ok, van dos, a como van las cosas, me falta una... me cagó el final.
Ni siquiera me enculo si, mientras estoy contando algo, algo que por alguna razón —vos no escuchaste bien, yo no supe explicar— sonó confuso, me interrumpís diciendo "no aclares que oscurece", sentencia maldita e insoportable que te deja sin otra solución que callarte la boca, siendo que si te calentás y probás una explicación resuena el "si te molesta es porque pasó". Esa supuesta verdad encuadrada en frases con vaivén.
No no, nada de eso me saca de quicio. Pero se entiende.

Igual, en honor al tema de este posteo, algo catártico, les contaré de una vez en que teniendo el departamento para mí sólo durante todo el fin de semana me dije: "¿Qué mejor manera de empezar un sabado que con una ducha y Led Zeppelin al palo?" (Si quieren tirar una, más les vale que se relacione con un polvo mañanero, porque si no, no les creo).
Así que con "Babe I'm gonna leave you" sonando de fondo, ya bajo el agua, me entro a enjabonar, y en ese momento ¿qué es lo que pasa?, sí sí, salta el cd.
¿Puede haberlo hecho un rato antes? No.
¿Puede NO haberlo hecho? —Idea rara, ¿no?—, emm... tampoco.
¿Y qué tal esperar a que termine? Obvio que no, por favor, ¿no ves que estoy ocupado? —dijo alguien en mi cabeza.
Así que en ese lamentable estado salgo a arreglar el asunto, a apretar el botoncito y pasar de tema, cosa que hago con un cacho de bronca, sí, acompañado de alguna que otra puteada, antes de darme la vuelta a la ducha y a mi buen comienzo.
Por supuesto que me patiné en el camino.
Ya de vuelta, algo adolorido, todavía enjabonado, llego a poner un pie en la ducha cuando vuelve a saltar.
¡Seradedió! Cómo no tomar nota de las puteadas que se me ocurrieron, para usar en el futuro, ¿vió?
Y es que, no siendo la primera vez que me pasa algo así, ¿porqué, grito, no lo apago en lugar de dejarme engañar por la idea de que si paso al siguiente tema éste no va a saltar?
Ahora sí, salgo hecho una furia, me vuelvo a patinar, sólo que esta vez voy preparado y me sostengo del sillón (aunque me hice mierda un dedo), y lo apago, apretando con fuerza, como para sacarle el botón por la espalda al equipito querido, y vuelvo para terminar de bañarme y empezar un día que aunque sonaba buenísimo, parece que va a ser una reverenda cagada.

Ya me enojé. Qué garrón.




...ahora sí puedo escucharlo entero.

8 comentarios:

Palabras como nubes dijo...

Jajajaja, me divertí con este posteo, che.
Pero... ¿Y entonces? ¿Qué no te gusta? ;)

Saludos
Jeve.

Nicolás dijo...

Eemmm... no sé, el mate con chuker, un domingo sin planes, aburrido... no sé, hay tantas posibilidades!!

Un abrazo

Café (con tostadas) dijo...

uh! yo tengo una margnífica para el 'qué no te gusta'...

no me gusta la frase 'contame algo'. Querés charlar o solamente me estás distrayendo con boludeces?

(de la ira de que el tema salte justo en ese momento mejor no hablemos... imaginate que en una época no tan lejana preferí volver al cassette, con eso te digo todo!)

Analía dijo...

No podés , todavía estoy llorando de la risa. Hasta la próxima ronda (de mates).

Nicolás dijo...

Café: con el "contame algo" me trabo casi siempre... en blanco.
Que vuelva el cassette! jaja, mientras, en esa cuestión, el mp3 es muy eficiente.

Ana: lamento hacerla llorar :P grazzie grazzie


Sale una ronda!

Pau dijo...

Yo también me enojé. Esas cosas dan la pauta de que Dios no existe. Sino no podría arruinar un momento de felicidad tan ínfimo.

Camacuis dijo...

Odio que me pidan prestada la compu cuando estoy leyendo algo en un blog. jeje

Mery dijo...

jajajajaja

Para eso dior inventó el mp3 (?)

Me gusta tu blog, te sigo.

Besos!