jueves, 17 de septiembre de 2009

Lo que importa está entre paréntesis

Alguna vez escuché por ahí a alguien decir eso, que lo importante es lo que va entre paréntesis, que significa algo así como "lo importante está en los detalles" o "...en las pequeñas cosas". Hoy estoy aquí para probarles que eso no es cierto, que la persona que dijo eso se equivoca.
Es que me da la sensación de que ahí hay una paradoja. Digo, a lo que se refiere es a darle mayor importancia a los pequeños detalles, que son necesariamente "menos" importantes que todo lo demás, lo que elevaría su condición de simple detalle a... bueno, algo más importante. ¿Se entiende por dónde voy? ¿No? Bueno, a ver si lo puedo hacer más simple.
Cuando era chico, yo pensaba (sí sí, ya se, "¿pensabas?" jo jo, pero che, que no puedo ni empezar), alguna vez, decía, por allá en mi niñez ("aah" dirán algunas en este momento, porque como se habrán dado cuenta el simple hecho de nombrar a algún chico, o la palabra "niñez" o "niño" nomás, esa es un poco mejor, sirve para simpatizar, si no es con todos, tal vez sí con la mayoría, particularmente en el sexo femenino. Como esta compañera que tengo, por ejemplo, no, no la tengo por ejemplo, la tengo como compañera, ¡pero che! no puedo decir nada tampoco, además, ¿cómo se tiene a alguien de ejemplo? No, es una compañera que tengo de compañera —ahí está, ¿conforme?—, y que cada vez que ve o alguien le menciona uno de esos estereotipos "dulcificantes", digámosles, o sea, un chico, un perrito, una florcita, y otras cosas que se mencionan en diminutivo, se vuelve loca, ¡crazy les digo!, y uno se queda ahí, esperando que el ataque de ternura inducido por tal o cual visión se le pase, y deje de hacer esos ruiditos —si si, ya sé, está en diminutivo, jo jo—, parado en medio de la calle, pidiéndole disculpas a los conductores que te tocan bocina y te putean amenazando meterte ese perrito por dónde la luz no llega y vos mientras los mirás como pidiendo disculpas —digo "como", porque no las pedís en realidad—, y señalás el perrito, como mostrándoles que algo importante está pasando —cosa que ni vos creés— y que eso te exonera de los castigos prometidos por las culpas que te están achacando, y que dicho sea de paso, son totalmente ciertas, después de todo, ¡qué carajo hacés en medio de la calle, esperando a que tu compañera, la cual se frenó a ver un pequeño cuadrúpedo "ladrador", se mueva! ¡¿Nunca escuchaste de dar el ejemplo?! Si vos te movés, ella de seguro te va a seguir —¿Cómo? ¿Cuándo dije que no se puede tomar a alguien como ejemplo? ¡No jodas!—, así que hacete un favor, ¡movete de en medio de la calle y dejá pasar a los autos, loco!)...

... ¿Qué estaba diciendo?...

... esteemmm...eeh... un segundo...

Ah, sí, que lo importante está entre paréntesis. Bueno, el que dijo eso no tiene razón.

4 comentarios:

Anahi dijo...

Creo que es una exageración decir que lo importante está entre paréntesis (aunque depende de cómo se lo mire, es bastante relativo:))Muy bueno Nico, saludos!!!!

Pau dijo...

(A veces las aclaraciones son necesarias, pero no por eso lo más importante. Tenés verdad)

Flori dijo...

Te imagino haciendo un graaaaan monólogo, sentadito en una de esas banquetas altas especiales para hacer monólogos y con un vaso de agua arriba de la banqueta.


En fin, mucha risa me causó todo.
Besos =)

Diego dijo...

Muy bueno esto che ;-)
Saludos desde por acá.